Daniel Scioli

:: DESCARGAR :: PDF DE LA ENCUESTA >>

Visión global sobre CTI

Pregunta 1:

¿Cuál es su percepción general sobre la ciencia Argentina y cuál su visión sobre el rol de la ciencia en el proceso de desarrollo de nuestro país?


El desarrollo científico-tecnológico constituye una fortaleza indiscutida del sistema nacional.

La larga tradición de excelencia en investigación, reconocida incluso internacionalmente con los tres Premios Nobel argentinos, se ha fortalecido a lo largo de los últimos años, materializándose en una plataforma de recursos humanos altamente calificados y comprometidos con un cambio cultural fundamental: el uso del conocimiento científico como insumo para el desarrollo del país.

La investigación de calidad y las infraestructuras puestas a disposición de nuestra comunidad científica facilitan la laboriosa transición de un modelo centrado en el individuo motivado por la satisfacción de la curiosidad personal, por un modelo con compromiso social para el desarrollo de capacidades tecnológicas puestas al servicio de nuestro desarrollo.

Los países que han logrado un mayor desarrollo económico y una mejor distribución de la riqueza son aquellos que están basando su economía en el conocimiento. La Ciencia Argentina puede y debe aportar a la diversificación de la matriz productiva hacia productos conocimiento-intensivo.

La ciencia y la tecnología (CyT) en nuestro país han recibido un gran impulso en estos últimos años que implicaron colocar la temática como una política de estado cuya expresión más relevante ha sido la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MNCYT) en 2007. Si bien el MINCYT fue creado en el 2007, se percibe claramente desde el 2003 el fuerte impulso de la CyT, que se ha traducido en políticas concretas para potenciar las capacidades centrales como recursos humanos, equipamiento e infraestructura.

En el pensamiento que tenemos, la ciencia, la tecnología y la innovación ocupan un lugar central porque precisamente junto con la educación y la inversión son ejes claves para la  política de desarrollo que se profundizará a partir del 2016. No se puede pensar hoy el desarrollo en todas sus dimensiones (social, económico, humano, ambiental) sin una clara intervención del conocimiento y la innovación en cada una de ellas. La visión futura es orientar la inversión en investigación y desarrollo (I&D) para convertirla activamente en un eje sobre el cuál profundizar el modelo de desarrollo. Un modelo basado en las nuevas posibilidades que brinda la sociedad del conocimiento, en el respeto por el medio ambiente, apostando a la generación de empleo genuino y calificado, al agregado de valor en las distintas cadenas productivas que atraviesan las economías regionales y la innovación de alta tecnología en sectores estratégicos (energía, minería, agroalimentos, software).

Pregunta 2:

Cómo valora la gestión 2004-2015 en materia científica?


Sin dudas la gestión durante esos años la valoramos como sumamente positiva, no sólo por los niveles de inversión alcanzados sino también por la relevancia que ha adquirido el tema al ser jerarquizado con rango de Ministerio.

La creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación en el año 2007, y su posterior emplazamiento en el primer Polo Científico Tecnológico de América Latina, constituye un signo visible de un cambio cultural, al reunir en una misma estructura la administración y gestión de la ciencia, la investigación colaborativa a través de los Institutos Internacionales, la divulgación científica. Este cambio histórico ha sido posible gracias al incremento del presupuesto nacional y al financiamiento externo, estratégicamente orientado.

El actual paradigma, que utiliza el conocimiento como elemento fundamental para generar valor y riqueza, exige continuar con las políticas de Estado implementadas durante la última década, orientadas al fortalecimiento de los recursos humanos e infraestructura de investigación del sistema científico-tecnológico[1]; la federalización de la ciencia; el apoyo a consorcios productivos público-privados[2], como Y-TEC, Qarax (Biotecnología Vegetal) y Micronac (Microelectrónica) -estos dos últimos dos en proceso de conformación-; el proyecto Pampa Azul, la primera iniciativa interministerial de investigación en el Mar Argentino.

Es importante fortalecer la estructura y coordinación inter-ministerial del MINCyT, y también reorientar, en base a nuevos lineamientos estratégicos, el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT-MINCyT) como instancia de desarrollo de las economías regionales, mediante la incorporación de tecnologías que promuevan la inclusión; el CONICET como estructurador y gerenciador de grandes proyectos tecnológicos nacionales; la restructuración de las Unidades de Vinculación Tecnológicas con la incorporación de gerentes tecnológicos y recursos humanos capacitados y especializados para cumplir su función en forma efectiva. En realidad más que pensar en 3 políticas para reorientar o cambiar nuestra visión es, como en el resto de las políticas, avanzar a partir de lo construido y apoyarnos en las bases que se han dejado para lograr una ciencia y tecnología con mayor impacto en la producción y en la inclusión, así como también lo logrado en materia de apertura de la ciencia a la sociedad a través de actividades como Tecnópolis, Café de las Ciencias, etc.
Los esfuerzos de inversión se orientarán a potenciar las investigaciones que puedan impactar positivamente en una mayor competitividad de las empresas, el agregado de valor de los sectores primarios, la generación de empleo y el cuidado del medio ambiente. Fortaleceremos aún más nuestras acciones en lo referido a la promoción de emprendedores tecnológicos (seamplía en la pregunta 4).


Política implícita

Pregunta 3:

¿Qué proyectos de desarrollo tecnológico con inversión del estado nacional planea impulsar en áreas estratégicas (energía, información y comunicaciones, etc.)?


El estado nacional debe impulsar aquellos proyectos de largo plazo y que impliquen riesgos altos por la incertidumbre tecnológica que implique su desarrollo y/o que representen intereses estratégicos para el país.

Porque entendemos que son verdaderas políticas de estado, continuaremos sosteniendo e impulsando la investigación de vanguardia en Nanotecnología, Biotecnología y Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). La Argentina ha logrado ejercer un rol de liderazgo en la investigación en estas tres ramas tecnológicas de uso múltiple, en las que además existe un sector privado pujante capaz de asimilar los desarrollos logrados. Para ampliar y consolidar el papel de la tecnología en la transformación de la estructura productiva del país se promoverán los consorcios público-privado antes mencionados, en áreas estratégicas y prioritarias, como ser Agroindustria, Salud, Aeroespacial, Energías alternativas, Investigación Oceánica, Medioambiente, Desarrollo Social.[3] Dadas las condiciones particulares y con un presente interesante se profundizarán las inversiones públicas en materia aeroespacial y de satélites.

A partir del contundente éxito en estas áreas; nos parece que puede aprovecharse la experiencia, las capacidades adquiridas en este sector y la existencia de Aerolíneas Argentinas con gestión estatal para para sentar las bases de proyecto para el desarrollo del sector aeronáutico siguiendo los pasos de Embraer de Brasil.
Creemos además que otro aspecto distintivo para definir en qué proyectos debe invertir el estado es la integración de la cadena de valor hacia arriba y hacia abajo apostando al desarrollo de proveedores con alta calidad tecnológica y con requerimientos de excelencia en recursos humanos. Sin dudas los sectores de petróleo y gas y de energías renovables; de recursos del mar son claros ejemplos de áreas con un gran potencial para el desarrollo de Argentina. Otro sector que vamos a potenciar es la industria de la microelectrónica, donde nuestro país posee importantes capacidades y el apoyo a esta área puede significar importantes avances en la independencia tecnológica en las comunicaciones y en la información.

Pregunta 4:

¿Qué importancia tiene la inversión (privada o estatal) en CTI para promover un tejido empresario de base tecnológica? Especifique su posición sobre el tema y su/s proyecto/s al respecto. ¿Cómo piensa compatibilizar los intereses prioritarios para el Estado con los intereses privados?


La articulación público-privado ha sido uno de nuestros ejes en la administración de la provincia no sólo al momento de financiar grandes obras como TEC Plata (el puerto de contenedores de La Plata) sino también para gestionar y administrar proyectos específicos como se ha dado en el caso de varios parques industriales mixtos. En este sentido, la inversión privada es fundamental para avanzar en los aspectos de promoción y sostenimiento de las actividades de I&D. El financiamiento de la ciencia y la tecnología ha aumentado en los últimos años pero el esfuerzo ha sido asumido en un importante porcentaje por el estado, luego de varios años debemos buscar el aumento de la inversión privada. Para ello se implementarán mecanismos de incentivos fiscales para que las empresas puedan financiar sus propios proyectos de innovación y/o requerir asesoramiento a universidades.

Si bien es cierto que en la mayoría de los países el Estado ha financiado las innovaciones de verdadero impacto económico, en Argentina, el Estado ha cubierto además el papel de la inversión de riesgo, promoviendo la creación de empresas de base tecnológica proveyendo capital semilla. Sin embargo, subsiste el problema de la falta de mecanismos de financiamiento para las etapas de crecimiento por parte del sistema financiero, debido a la falta de capacidad para valorar intangibles (por ejemplo, empresas de software con facturación importante solo pueden obtener créditos que puedan garantizar con bienes inmuebles). Por ello resulta necesario contar con un Banco de Desarrollo, generar incentivos fiscales para las empresas nacientes o innovadoras en la línea de la Ley de Promoción de la industria del software y su fondo específico (FONSOFT) y continuar trabajando en la implementación del Plan Argentina Innovadora 2020 para compatibilizar los intereses e iniciativas de largo plazo del Estado y las problemáticas coyunturales de cada sector.

Una accion concreta se orienta a proporcionar condiciones para el desarrollo de Capitales de Riesgo, que posean incentivos (fiscales o financieros), para la inversion en proyectos de base tecnologica. Existen experiencias exitosas tanto en Israel como en Reino Unido. Vale la pena mencionar que en Argentina casi el 50% de los fondos prestados en el mercado financiero se canalizan a traves de prestatarios no regulados (ni por BCRA ni por CNV), una norma que contemple incentivos para estos fondos podria ser muy beneficiosa.


Financiamiento

Pregunta 5:


¿Cuál es su análisis sobre el nivel de inversión actual de 0,65% del PBI destinado a CTI? (Fuente: Banco Mundial) ¿Estaría dispuesto a impulsar un plan de incremento progresivo de la inversión?


Los niveles de inversión en I&D recomendados por varios organismos internacionales e incluso pautados en los últimos planes de ciencia y tecnología realizados en Argentina es del 1% del PBI y a esa meta deseamos llegar en el 2020. El Plan Argentina Innovadora 2020 ha propuesto como meta llegar al 1 % de inversión en el 2020, con un incremento significativo de la inversión del sector productivo. Debe tenerse en cuenta que la inversión privada en I+D es estrictamente dependiente de la composición de la matriz productiva. Los países que lideran la inversión en este sector son los que cuentan con una mayor proporción de empresas de base tecnológica. Por lo tanto, en la medida que se logre aumentar la proporción de este tipo de empresas, es dable esperar que el porcentaje del PBI destinado a I&D alcance el de los países desarrollados.

Para llegar al 1% se necesita mayor compromiso de las empresas, el porcentaje de inversión privada en ciencia y tecnología en Argentina es muy bajo comparado con otros países de la región (el sector privado según datos de 2012 invirtió el 25% del total del gasto en tanto que en Brasil llega al 45%). Para lograr más inversión privada hay dos formas desde el ámbito de la políticas públicas: incentivos fiscales a la inversión en I&D y demostración fehaciente que el gasto en actividades de desarrollo dentro de las empresas genera mejoras en la competitividad. Algunas formas para apalancar inversión privada pueden deducciones mejoradas o créditos tributarios especiales para gastos de I&D. Estos créditos deberían ser de acceso fácil y rápido porque muchas veces en temas de innovación la oportunidad de mercado no espera. Los incentivos tributarios también son otorgados con frecuencia a empresas que contribuyen con universidades y otras organizaciones de investigación para fomentar la inversión en activos usados en labores de I&D.


Personal Científico

Pregunta 6:

En los últimos años se logró renovar el plantel científico del CONICET incrementando la tasa de ingreso de becarios doctorales y nuevos investigadores. ¿Piensa que esta política debe ser modificada? ¿Impulsaría específicamente la formación de recursos humanos en alguna/s de las distintas áreas científicas (formales, naturales, sociales y humanas)?


Creemos que las mejoras en las condiciones de los recursos humanos dedicados a la investigación es fundamental para continuar hacia la mejor calidad de la ciencia.
En función de algunos sectores estratégicos que podrían ser impulsados a favor del desarrollo se orientarían convocatorias específicas para recursos humanos para áreas de interés del país. Igualmente consideramos que los desafíos que hoy debe afrontar la etapa del desarrollo son interdisciplinarios y requieren de especialistas no sólo en las ciencias duras sino también en las ciencias sociales y humanas. Un caso puntual lo plantea el desarrollo de un proyecto de minera que implica la necesidad de abogados, sociólogos, ambientalistas, economistas, biólogos, químicos, ingenieros en distintas áreas.

Es necesario lograr un equilibrio entre los recursos humanos destinados a mantener la investigación básica, con una distribución ecléctica entre las disciplinas, y aquellos destinados a insertarse en el sistema productivo o la administración pública, para los que se requerirá una formación más amplia. Se considera que un doctorado debe tener capacidades que permitan obtener y aplicar conocimiento, y que esta habilidad debe ser útil en distintos campos. Por eso debe implementarse un sistema de evaluación de becas que en los planes de doctorado valore la importancia de la interdisciplinariedad, el emprendedorismo y su aplicación en la administración pública.

Vamos a trabajar sobre la mejora en las posibilidades de ingresos a la carrera del investigador en CONICET o en empresas o en universidades para que el porcentaje de jóvenes con ambiciones científicas que finalizan su beca tengan un trabajo en el ámbito de la I&D.

El otro punto que vamos a tratar de mejorar es el fortalecimiento de los técnicos y personal de apoyo especialmente para el manejo de tecnologías y equipamiento de última generación con la que se han modernizado muchos laboratorios.

Pregunta 7:

¿Cómo planea fomentar la incorporación de recursos humanos altamente capacitados al sector científico-productivo y/o a diversas áreas y dependencias del estado?


Los mecanismos seguirán siendo los mismos, convocatorias regulares a cargo del CONICET para investigadores y becarios y sumaremos llamados puntuales para proyectos de áreas estratégicas en conjunto con los principales actores del sector productivo involucrado en caso. Creemos que llamar a ingreso de becarios e investigadores de manera conjunta con algunas universidades, con el INVAP, con ARSAT, con YPF, con Aerolíneas Argentinas, con empresas nacionales. En algunos casos ya ha habido experiencias principalmente con YPF a través de YTEC y, nosotros desde la provincia también hemos realizado convocatorias a becas cofinanciadas entre la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) y: universidades, YTEC, UNITECBLUE, Rizobacter. De esta manera preparamos el camino para que un becario al finalizar pueda tener trabajo como investigador en alguno de los organismos cofinanciadores.

Una cuenta pendiente es aprovechar el conocimiento científico y experto para delinear políticas públicas, por ejemplo sumar científicos en áreas como la Secretaría de Energía, de Medio Ambiente, o en temas como estrategias contra la drogadicción le aportarían a las políticas públicas un grado de conocimiento que pueden aprovechar los decisores políticos para diseñar estrategias y programas de intervención.

Entendemos que para la integración del triángulo del conocimiento - educación, investigación e innovación- deberán crearse espacios comunes e interdisciplinarios para la interacción entre el sector público, el sector privado y la sociedad civil, con vistas a la capacitación de los recursos humanos de investigación y gestión, así como también el desarrollo y transferencia de capacidades tecnológicas en áreas prioritarias puestas al servicio del aparato productivo.. Por otro lado, la formación interdisciplinaria mencionada en el punto anterior facilitará, conjuntamente con programas específicos como el DTEC y el Programa de Recursos Humanos Altamente Capacitados en eEmpresas (FONTAR) ,a la inserción de doctores en el sistema productivo y en la administración pública. Asimismo, se vincularán los centros de excelencia argentinos con otros de igual perfil para el intercambio y formación de investigadores novatos y avanzados, la creación y ampliación de redes internacionales y para facilitar el acceso a infraestructura de investigación, en el marco de la cooperación  regional, iberoamericana y con Unión Europea.

Pregunta 8:

El "Programa Raíces" fue instrumentado con el objetivo de promover la repatriación científicos argentinos residentes en el exterior. ¿Qué opina de este programa? ¿Piensa continuarlo o modificarlo?


El hecho que Raíces se haya constituido en Política de Estado en el año 2008 (Ley 26.421) constituye el signo más visible de la importancia de este Programa de vinculación con la comunidad científica argentina dentro y fuera del país, a través de la creación de redes de 5000 científicos y técnicos, la repatriación de 1167 investigadores residentes en el exterior y el asesoramiento y asistencia en la búsqueda de posibilidades laborales en el medio científico tecnológico argentino.

El Programa deberá fortalecerse e incrementar su impacto, implementándose dos nuevos abordajes para dos líneas de acción vigentes:

Raíces Productivo (enlaces con empresarios, profesionales y tecnólogos argentinos en el exterior, para la internacionalización de micro y pequeñas empresas argentinas de base tecnológica) y Raíces Siembra (financiación de proyectos conjuntos de investigación que involucren centros de excelencia extranjeros en áreas de vacancia donde desarrollen sus actividades científicos argentinos).


Ciencia básica y ciencia aplicada

Pregunta 9:

¿Qué grado de importancia le otorga al desarrollo de la Ciencia Básica? Si la considera de importancia, ¿cómo piensa apoyarla?


En principio consideramos que no existe esta división entre ciencia básica y ciencia aplicada. La ciencia es la base del progreso. Nos parece que hay un solo tipo de ciencia que puede ser aplicada en corto, mediano y largo plazo.

Lo que vamos a promover con énfasis es la ciencia de calidad y que sea pertinente para los desarrollos estratégicos que requiere el país.

Nuestra comunidad científica ha sabido generar una gran cantidad de conocimiento que habría que buscarle aplicaciones u orientarlas a ser utilizadas en los distintos ámbitos: productivo, de políticas públicas, ambiental, social. En este sentido, como lo hemos hecho desde la creación de la Subsecretaría de ciencia y Tecnología en el ámbito del Ministerio de la Producción, Ciencia y Tecnología de la Provincia, pensamos en trabajar articuladamente para detectar las aplicaciones del conocimiento ya generado y que generarán nuestros investigadores.

También creemos que es necesario continuar sustentando el sistema científico argentino con fondos del Tesoro Nacional para garantizar el crecimiento sostenido del CONICET, tanto en términos de recursos humanos (cantidad de investigadores y doctores formados por el sistema) como de infraestructura de investigación, y generar nuevos conocimientos a través del Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología (FONCyT-ANPCyT), supliendo con ello las dificultades para el acceso a fondos y préstamos internacionales que garanticen estos aspectos. Es particularmente importante apoyar la investigación en temas de “alto riesgo y disruptivos ” con financiamiento a proyectos que planteen preguntas originales en los distintos campos.

Pregunta 10:

En los últimos años se ha impulsado la Ciencia Aplicada con el objetivo de generar nuevas empresas de base tecnológica. ¿Está de acuerdo con esta política? ¿Qué plan/es tiene al respecto?


No estamos de acuerdo con esta afirmación de que se ha impulsado ciencia aplicada (insistimos con que no acordamos con el concepto de ciencia aplicada) con el sólo objetivo de generar empresas de base tecnológica, también se ha intentado que la misma contribuya a la mejor competitividad de las empresas y a la creación de nuevos productos con contenido tecnológicoen PYMES existentes.

Con respecto a la creación de empresas de base tecnológica ya nos expresamos en la pregunta 4, hace falta además del impulso desde los aspectos científicos y tecnológicos la creación de un marco normativo que facilite la formación de nuevas empresas y propicie la inversión de capital emprendedor (de riesgo). También hay que pensar en los espacios físicos para incubar estas empresas antes que lleguen al mercado (incubadoras, aceleradoras, etc.). Durante mi gestión en la Provincia de Buenos Aires hemos trabajado fuertemente con los actores del ecosistema emprendedor de alto impacto para lograr consensos sobre las estrategias a seguir y también apoyando a emprendedores de la provincia de Buenos Aires a vincularse con inversores o posibles interesados en apoyar sus proyectos.

La aplicación del conocimiento científico a necesidades humanas concretas, al desarrollo de nuevos productos, métodos o tecnologías ideados para satisfacerlas es un desafío para toda nuestra comunidad científica y empresarial. Contemplar la posibilidad de obtener rédito económico en el mediano o corto plazo no debe ser ajeno a los objetivos del mundo del conocimiento (ni excluyente). Apuntaremos a fortalecer las capacidades científico-tecnológicas de los polos o nodos productivos de las economías regionales -donde convergen centros de investigación, unidades de vinculación, empresas de base tecnológica y parques industriales- mediante nuevos mecanismos de financiamiento para desarrollar nuevos conocimientos y capacidades fácilmente trasladables a aplicaciones que incidan directamente en el bienestar y la inclusión social, la ampliación de los derechos ciudadanos, el trabajo de calidad, la mejora de cadenas productivas en la economía social y regional y el cuidado del medioambiente. Este anclaje, concreto y territorial, garantizará la perdurabilidad de los resultados alcanzados.

Se apoyará el concepto de “Ciencia inspirada en el uso y en la aplicación” como superación de la falsa antinomia entre ciencia básica y aplicada. La creación de empresas de base tecnológica seguirá siendo una política central, y se continuará con el financiamiento de las distintas líneas, como EMPRETECNO y el programa específico del FONSOFT para proyectos de empresas asociados a la finalización de carreras en informática.


Evaluación en el sistema científico

Pregunta 11:

¿Cuál es su opinión respecto a los criterios de evaluación actualmente utilizados por los principales organismos nacionales de empleo y subsidio de la investigación, el CONICET y ANPCyT? ¿Piensa que deban ser modificados?


El sistema de evaluación ha estado históricamente focalizado en la producción académica. En los últimos años se han consensuado criterios que permiten considerar la transferencia tecnológica y la divulgación científica.

Hay que trabajar en profundizar y convencer a los científicos que evalúan que deben tener responsabilidad social al momento de decidir subsidios para proyectos o ingresos a la carrera; responsabilidad social que tiene que estar vinculada con la pertinencia del tema de investigación. Los fondos son públicos y son aportados por la sociedad a través de los impuestos por lo tanto cabe hacerse la pregunta de cuál es o sería a largo plazo el retorno para el país de invertir en determinados temas.

En temas de evaluación se puede mejorar bastante y nos parece que es un tema que preocupa a la comunidad científica y se viene discutiendo desde hace un tiempo sobre cómo evaluar, qué importancia debe tener la transferencia de tecnología frente a las publicaciones, qué índices son más adecuados, si todas las disciplinas deben tener iguales criterios entendiendo que generan conocimiento de manera distinta, cómo evaluar para fortalecer a grupos más nuevos de investigación, etc.
También debemos hacer un esfuerzo en la evaluación ex post; dedicamos mucho tiempo en definir a quien le otorgamos un subsidio y no le damos la misma importancia a los resultados e impactos logrados.


Coordinación

Pregunta 12:

¿Tiene proyectos de reestructuración para el MinCyT y, en caso positivo, cuáles son?


El cumplimiento de los objetivos y metas planteadas exige fortalecer el MINCyT como entidad articuladora del sistema científico-tecnológico argentino, y estructurar, a través de CONICET, acciones específicas de vinculación con las economías regionales y el consecuente surgimiento de nuevas cadenas productivas basadas en la innovación, la creación de

empresas de base tecnológica y la ampliación de puestos de trabajo desde la perspectiva de la competitividad productiva.

Son cambios que están más vinculados a la nueva etapa de desarrollo que queremos encarar; creo que habría que crear un órgano para detectar conocimiento que sea susceptible de ser patentado, comercializado o utilizado por los ámbitos públicos y privados; altamente profesionalizado.

También es importante descentralizar la ANPCYT para que sea un instrumento más eficiente para el desarrollo en particular de las economías regionales. Actualmente hay dos secretarías de estados: una de articulación y otra de planeamiento y políticas; creo que debería haber una secretaría de vinculación tecnológica (encargada de la relación con las empresas, las cámaras sectoriales, los municipios, las asociaciones civiles y todos aquellos actores que puedan servirse del sistema científico para solucionar problemas y demanden conocimiento).

Pregunta 13:

¿Considera necesario que el MinCyT deba coordinar esfuerzos con otros ministerios para lograr sus objetivos? ¿Tiene algún/os proyecto/s al respecto?


El MINCyT, en tanto entidad articuladora del sistema científico-tecnológico argentino, deberá promover la integración y coordinación inter-ministerial de las actividades trasversales a las áreas de gobierno, para garantizar la exitosa implementación de las estrategias y planes nacionales.

La realización de grandes proyectos nacionales exige la existencia de consejos de administración interministeriales (el Programa Pampa Azul ha sido una experiencia exitosa en ese sentido).

Entendemos la política científica y tecnológica como una política transversal que puede y debe ser un apoyo técnico al resto de los ministerios y estructuras políticas y sociales.


Propiedad Intelectual. Patentes

Pregunta 14:

¿Qué estrategia propone para optimizar la capitalización del conocimiento generado en Argentina por emprendedores nacionales?


Una aclaración previa: los investigadores que no tienen intenciones de ser emprendedores también generan conocimiento que puede capitalizarse.

Para fortalecer las cadenas de valor existentes e impulsar otras nuevas, deberán crearse unidades de asesoramiento en servicios tecnológicos y planes de negocios, búsqueda de inversores, asuntos regulatorios, acceso a mercados y Propiedad Intelectual. Se priorizará la creación de empresas que generen trabajo en el país por sobre el licenciamiento de las patentes. La constitución de empresas estatales en sectores clave, como Y-TEC (YPFCONICET) que se ha asociado a universidades y organismos públicos para desarrollar y tramitar sus siete patentes, constituye un auspicioso antecedente para que las grandes empresas que actúen como “traccionadoras” y facilitadoras de los canales de desarrollo y comercialización de emprendedores y empresas más pequeñas.

Otra de las estrategias es la profundización en la tarea de detectar y analizar conocimiento aplicable generado de manera local que mencionaba en la pregunta 12. Esos mismos equipos podrían apoyar profesionalmente en las negociaciones que tengan los organismos científicos a la hora de defender derechos o negociar licencias con empresas del exterior.


ANEXO

Espacio de uso libre, destinado para abordar temáticas no incluidas en el cuestionario.


Una de las cuestiones que quisiéramos resaltar es que haremos un esfuerzo para federalizar la ciencia y la tecnología y que seponga al servicio de las economías regionales; se revitalizará el COFECYT y se profundizará las relaciones con la provincias y los municipios para diseñar estrategias más acordes con las realidades regionales.

Otro concepto importante es entender que la PCTI es una política pública y por ende debe estar totalmente en sintonía con el resto de las políticas, el tema de coordinación institucional también será prioritario.

[1] El sostenimiento de los recursos humanos de calidad que son la base del sistema científico y tecnológico; esto implica mejorar las condiciones para lograr ciencia de calidad (sueldos, infraestructura, equipamiento de última generación). Antes del 2003 todas estas variables estaban extremadamente deterioradas: los investigadores tenían escasos sueldos, no se incorporaban al sistema nuevos recursos humanos, existía un déficit edilicio producto de décadas de falta de construcción de laboratorios y el equipamiento era obsoleto [2] Ha sido fundamental la concepción de articulación público-privada para el desarrollo de proyectos de envergadura como se ha venido realizando en los últimos años a partir de acuerdos entre el sector público de I&D y las empresas para ejecutar proyectos de desarrollos en áreas como energía, nanotecnología, agroindustria, biotecnología, etc.

[3] Algunos de los proyectos concretos son: en Energía, Aprovechamiento de la energía marina mediante turbinas (ya en marcha por parte de YTEC con resultados promisorios), Aprovechamiento de la biomasa a partir de desechos de la agricultura y la industria maderera; en Tecnologías de la Información y Comunicaciones, Desarrollo de la nueva generación de satélites de comunicaciones en acuerdo con ARSAT e INVAP, Fortalecimiento del sistema de computación de alta perfomance; en Biotecnología, creación de la empresa de biotecnología vegetal Qarax (CONICET, Estación Obispo Colombres de Tucumán, Biofábrica de Misiones, CEBIVER de La Rioja, Escuela de Jardinería de Chaco); en Acuicultura, Desarrollo de Plataformas multitróficas integradas para la acuicultura, sustentable en el litoral marítimo (la iniciativa se llevará adelante, como prueba piloto, con el gobierno provincial de Chubut.